01 noviembre 2012

Poema en clave, de Sol.






Ibiza, Noviembre 2012

Y un amante suave vino
con el primer otoño
a cicatrizar mi verano.

Cálido y fugaz
como su nombre,
un efebo dorado.

De los que te sujetan firme la barbilla al besarte
y a la vez te mueven el piso.
De los que te follan el cerebro al mirarte
y sin quitarte la falda
y sin haber entrado en casa
te enamora en el pasillo.

Y nos bebimos
con sed la novedad
y hambre en los besos.
Como se reconocen
dos desconocidos
que se conocían de siempre.
De los de "ojalá que volvamos, averno"
De los de "ojalá que seamos los mismos".

Y huyó
como huyen los náufragos
que sueñan con faros apagados.
La única brújula, sus ruedas.
de equipaje, el pasado.

Huyó a Ítaca
dejando una canción a medias
que hoy se muere por verterle
cientos de versos con lengua.

Allí donde le acarician las olas
y no le duelen los adioses.
Se ha construido un castillo
a base de sal e invierno,
que le cura las heridas
que le vigila los sueños.

Desde entonces es verdad
que Madrid se ha apagado.
Pero las puestas de Sol de Es Vedrá
ahora son puestas de largo.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Con nombre de sol y ruedas.... De moto tal vez? Taciturna taciturna suerte tienes jodida.

José dijo...

Había rebotado con tu blog antes sin duda, de nuevo encuentro entre tus entradas algo que me ha encantado ¿o tocado?,en buena hora he vuelto a leer tu voz. Enhorabuena me gustó mucho esta.

taciturna dijo...

Muchas graciaspor tus palabras José.Para mi este poema es especial y me gusta que te haya gustado ;-)