03 noviembre 2012

De la poesía horizontal.





Si escribo poemas,
amante,
en el anverso de tu espalda
es a cambio de la voluntad.
O de estos ratos de cama.
Que este ripio que te traigo húmedo
no es gratuito.
Ni se escribe solo.
Ni sale si no es con ganas.
Que se me ha colado un oxímoron
en el pespunte
de la sábana.
Que no sé que hacer.
Que me matas.
Que me rimas sin querer.
Ya lo hagamos de pie.
O con el haiku a cuatro patas.
O puede ser que sea de lado
que escribamos pareados.
Y esto duro, tan sensible.
que me acercas a la boca,
como un símil imposible.
Ahora me toca hacer
de amazona plausible.
Traéme aqui esa antonomasia
que yo te espero despierta
que te sostengo la almohada.
Y al amor recién hecho
no le falta el eufemismo.
Venga el piti de después.
o te fume a ti, lo mismo.
Que a este cuarto
no le menguan casi lunas.
Que al 2º B, todavía
no nos llega la bruma.
Si bien es cierto
y no lo dudes
No hay mayor aliteración,
ni cabe en ningún soneto.
No conozco mejor canción.
que como nos suenan los besos.








5 comentarios:

El titán dijo...

A mi, como todavía no me alumbra la mujer de mi vida, me tengo que seguir conformando con la poesía vertica, masculino singular.

El titán dijo...

A mi, como todavía no me alumbra la mujer de mi vida, me tengo que seguir conformando con la poesía vertica, masculino singular.

Anónimo dijo...

Sigues estando bastante buena. Quién te pillara en Valencia.

Daniel dijo...

Reitero, están excelentes

taciturna dijo...

:D Bienvenido.