31 octubre 2011

Miedo



Esta noche mi monstruo del armario le ha dicho al Silencio de las paredes que estaba preparando algo para mí. Es mi primera noche en esta casa y coincide con la noche más terrorífica del año. Tenían que darme una bienvenida horrible.

El Silencio ha asentido y únicamente le ha guiñado un ojo. Yo, que les he visto a través del espejo de la cómoda les he dicho: no me daís miedo. Y me he tumbado en el sofá.

La Soledad enseguida que lo ha escuchado se ha puesto a trabajar y me ha tapado con su manta impermeable. La he retirado con firmeza y le he dicho: no me das miedo.

Entonces he descorchado una botella de vino y me he tomado medio Orfidal. El sueño se ha apoderado de mi a la media hora y he caído rendida en esa fase de parálisis en que estás despierto pero tu cuerpo inmóvil. Las Pesadillas, que se han hecho eco de lo que ocurría, no han tardado en llegar: el hombre del cuadro de El Grito que colgué ayer en el salón, ha salido del cristal para gritarme enérgicamente al oído. Sobresaltada he conseguido incorporarme y gritandole más fuerte todavía le he dicho: no me das miedo.

Arrinconada en una esquina del salón, con la cabeza entre las rodillas he oído como incrédulos conspiraban entre ellos y han hecho una llamada al Miedo para pedirle consejo.

Al rato, ha entrado sin llamar un atractivo tipo vestido de impoluto negro que caminaba cojeando y cuya presencia me ha estremecido. Su rostro me era familiar pero a la vez me producía pánico. No sabría decir si era el suelo o era yo la que temblaba.

Sin mediar palabra ha tomado mi mano y me ha llevado al dormitorio,a lo que he accedido incomprensiblemente de forma tácita. Nos hemos tumbado en la cama y me ha acariciado el pelo. Un escalofrío me ha recorrido desde los pezones hasta las ingles. Después me ha abrazado por la espalda, con fuerza, hasta inmovilizarme. Mientras caían mis primeras lágrimas he podido escuchar las risas victoriosas del resto. Soledad y Silencio brindaban con el vino.

Entonces, el hombre misteriorso arrancandome la ropa me ha susurrado al oído: soy el Recuerdo y te voy a violar durante toda la noche.

7 comentarios:

1reset9 dijo...

Se ponen los pelos de punta leyendo tus palabras, tienes una sensibilidad arrolladora, sencillamente genial.

taciturna dijo...

Gracias 1reset9, tus palabras me llegan ;)

Anónimo dijo...

Qué calidad de escritura, por favor! Un aplauso, me ha encantado/me ha llegado. De lo mejor que he leído últimamente. Bravo.

carolinaoteroband dijo...

Pero dijiste: "No tengo miedo". Y el hombre oscuro se desvaneció y tú durmiste como una niña con pijama de ositos.

KATREyuk dijo...

Maravillosa...

Mikisss79 dijo...

Me ha encantado!!! muy intenso...

Soltando Letras dijo...

Genial! Pero que puto es el miro a veces...